domingo, 28 de diciembre de 2008

La guía telefónica como prueba del delito

P.: ¿Qué tienen en común Baruj Sofer, Elad y Noá Mándel, Tejilá Cohen y Eitán Klein?
R.: Todos están en las guías telefónicas de Israel.

Y qué, me dirán ustedes. También están 4 millones de otros israelíes.

Pero esta gente vive en puestos de avanzada ilegales en Cisjordania. Sofer es residente de Amona, los Mándel viven en Palguei Máim, Cohen habita en Nevé Erez y Klein tiene domicilio en Noféi Nehemía, el primer puesto de avanzada listado en el Informe Sasón, un documento de 2004 que examinó el rol del Estado de Israel en ayudar a los colonos en la instalación de esos puestos ilegales.

¿Cómo llegaron estas gentes a tener una línea telefónica en primer lugar? A primera vista parecería ilógico. El actual gobierno israelí afirma oponerse a la captura unilateral de tierra palestina por parte de los colonos. Ahora bien; dado que existe un ente estatal regulatorio de las telecomunicaciones, todas las líneas instaladas en los territorios bajo control israelí deben ser aprobadas por el Estado. Por lo tanto, las líneas en los puestos de avanzada disfrutan de la aprobación legal del Estado de Israel, el mismo estado que los ha declarado ilegales. ¿Sorprendidos?

No deberían estarlo. Todo el asunto es parte de un problema más general, a saber la constante ambivalencia de los gobiernos israelíes en lo que se refiere a los asentamientos; su decir una cosa y hacer otra. Su denunciar a los colonos mientras asignan recursos para construirles viviendas a niveles de locura. Sus decretos de evacuación de este o aquel puesto mientras buscan los agujeros legales que les permitan no implementar la decisión. Su afirmación de que sólo pretenden quedarse con los asentamientos próximos a la Línea Verde (frontera de 1967) en un acuerdo final, al tiempo que aprueban un nuevo asentamiento civil en Maskiot, bien lejos de dicha línea.

Ninguna serie de promesas de evacuación convencerá al público internacional de que el gobierno israelí tiene el propósito o aun el deseo de retirar los puestos de avanzada ilegales de Cisjordania, cuando ni siquiera ha sido capaz de retirarlos de la guía telefónica.

23 comentarios:

abel dijo...

las bombas eligida............... Desde hace tiempo existe un movimiento cristiano protestante que es pro-Israel, y defiende los intereses del estado judío. Para ese movimiento no existe mal o error en la política exterior de Tel Aviv, y no hay problema en justificar ataques militares contra los enemigos de la nación que cobija al pueblo elegido, sea un estado-oficial como Siria o Egipto, un estado-enclenque como el Líbano, o un proto-estado como lo es Palestina. No hay problemas con la sangre ni con el sufrimiento de gente que también es imagen de Dios. Es como si las bombas israelíes también fueran elegidas, como si existieran bombas malvadas y bombas santas, como si de verdad creyeran que la división entre elegidos y gentiles fuera real, con seres humanos de primera y segunda clase.

La opinión cristiana, a mi entender, debe ser siempre en pos de la vida, de la paz y de la defensa de los derechos básicos que la persona humana posee por el simple hecho de existir. Eso es con lo que nos debemos comprometer en primer lugar. Si, en lugar de eso, colocamos los intereses personales de un grupo de poder o de una nación o credo religioso, estamos en un camino errado, execrable y condenable. Como cristianos, la búsqueda de la paz y la vida debe convertirse en un principio que no debe transarse jamás. Lamentablemente, muchos hermanos han vendido esos principios fundamentales por creencias escatológicas o por literalismos bíblicos que siempre nos llevan a inverosimilitudes dolorosas que los fanatismos no suelen ver, como el hecho de defender los 315 muertos que hasta ahora ha dejado la ofensiva militar contra Gaza. ¡Defendiendo masacres con el fin de ser consistentes con una idea poco sostenible! ¿No hay algo malo en ello, algo que no funciona bien?

Por ello, no tiene sentido excusar la masacre israelí porque ya habían advertido en los días previos de un ataque masivo del mejor ejército profesional del área. No tiene sentido justificar una invasión de un mes contra el sur del Líbano, no tiene sentido justificar la construcción del muro de la vergüenza en Cisjordania que aísla a los palestinos, no tienen sentido las múltiples trabas que Israel realiza contra el buen funcionamiento del gobierno palestino, no tiene sentido hacerse la víctima ante la adversa reacción de la prensa internacional cuando tienen a su favor al lobby más poderoso del mundo (el pro-judío en Washington). Tampoco tiene sentido los misiles caseros que se lanzan a donde caigan, ni el terrorismo suicida que se sube a un bus y mata sin discriminación, ni el adoctrinamiento violentista que viene desde el jardín de niños, ni los secuestros a soldados. El sentido se encuentra en que la vida y la paz puedan prevalecer por siempre.

Sin justicia no hay paz. Toda situación injusta es caldo de cultivo para la resistencia. Y si a este caldo le añadimos el fanatismo religioso tenemos una mezcla radiactiva que explota al primer contacto. Con eso en mente comprendemos el porqué de la insistencia bíblica con el tema de la justicia y pensando en esto encontramos el porqué siguen los problemas en Israel. ¿Quieren paz? La justicia debe entrar como variable fundamental de la solución al conflicto. Pero parece que hay gente en Washington e Israel muy interesada en que la justicia no impere, a pesar de sus discursos. Lo mismo en Palestina. Son aquellos a los que les encanta jugar a la guerra. Y algunos ilusos cristianos les hacen el juego.

Y mientras las cosas sigan así, permaneceremos en el callejón sin salida en donde nos encontramos desde hace medio siglo.

noralicia dijo...

dejen de tirar qsamm sobre SDEROt y saquen a los pulgosos del HAMAS DEL GOBIERNO Y procuren acatar la HUDNA

suga dijo...

Que Israel dice pretender la paz, mientras subrepticiamente se mueve para conseguir lo contrario, eso es algo que cada vez sorprende a menos gente.

Sin embargo el sionismo nos depara otras escenas esperpénticas, alguna incluso divertida. Así por sugerencia de Buena Prensa (sic), he echado un vistazo al blog de Fabián, a quien por cierto se le ve especialmente risueño, tras la reciente masacre causada por Israel en Gaza.

Pero me ha llamado poderosamente la atención, otro post donde se hace eco del descubrimiento de un fabuloso yacimiento de gas natural en el mar, junto al puerto de Haifa. Un entusiasmado fabiansete nos enlaza la noticia desde la fuente original

Resulta que las primeras prospecciones, indican la presencia de 88 bllones de metros cúbicos de ese gas, lo cual de confirmarse, sería un hallazgo extraordinario, considerando que por ejemplo Argelia, que es una potencia productora de primer orden, cuenta con reservas cifradas en 4,6 billones, mientras que la todopoderosa Gazprom rusa, dispone de la nada despreciable cantidad de 3,1 millones de metros cúbicos.

Así que se diría que la noticia es lo suficientemente importante como para haber pasado completamente inadvertida para las agencias de información. Por lo que rápidamente pensé que sería debido a la envidia o al legendario antisemitismo que tiraniza al mundo entero... pero después de un segundo vistazo a la información, concluí que algo no terminaba de encajar.

Pues resulta que se menciona que el nuevo depósito permitiría suministrar toda la demanda que requeriría Israel, para los próximos quince años. Cuando Israel, como es público y notorio, sobretodo consume electricidad procedente de centrales nucleares.

Cuya producción es más rentable, especialmente si consideramos que el gas que consuma Israel no procederá de ningún gaseoducto, estando como está en el culo del mundo, dicho sea esto con todos los respetos hacia tan sagradísima tierra.

El caso es que una fuente tan fidedigna como la CIA, me permitió confrmar el dato acerca del escaso consumo de gas, por parte de Israel, considerando que su vecina Jordania, que cuenta con una población aproximadametne tres veces inferior, consume más del doble de ese tipo de combustible.

Todo ello cuando la previsión del abastecimiento para los próximos 15 años, debería calcularse extrapolando el consumo actual. Lo cual nos indicaría que los famosos 88 billones de metros cúbicos, en realidad serían 88 mil millones de metros cúbicos, después de traducir los anglosajones billions, a los muy castizos billones.

Sin embargo, como fabiansito es de letras y no de números, el pobrecillo todavía no ha caído en la cuenta.Y además, como es sionista e historiador... y como es bien conocido los historiadores sionistas son los historiadiores con más imaginación del mundo mundial... su cabecita se puso rápidamente a elucubrar escenarios gloriosos para su nación suprema.

Por ese motivo, tardó muy poco en empezar a babear ante la posibilidad de tener a todos los europeos a sus pies (idea recurrente en nuestro fabiansito, y que algún día debería dejarse caer en el diván para resolverla), porque quedarían subyugados ante el poderío energético de la siempre sobresaliente Israel. Por supuesto ignorando que Europa difícilmente podría ser más complaciente con el estado hebreo, y encima pagando al contado sin obtener nada a cambio...

(lo cual me recuerda una escena muy divertida de una representación de teatro de Boadella, "Ubu president", satirizando al por entonces presidente de la Generalitat Jordi Pujol, cuando aquel, harto de los enfrentamientos y diatribas entre sus consejeros, los ministros del gobierno catalán, les dice "¡basta!, esto debe resolverse de una vez por todas, quiero que ahora mismo os digais todos vuestros reproches y acusaciones... ¡pero a la cara!", entonces, después de unos instantes de silencio, uno reprocha enfurecido "pues el consejero tal se ha acostado con mi señora"... a lo cual el aludido le replica en tono defensivo "si, si, de acuerdo... pero fue pagando"... a lo que el otro, más aliviado ya le responde "ah, bueno, si fue pagando...")

Por último, sospecho que será harto difícil que Israel obtenga grandes beneficios con la exportación de ese gas, tal como asegura la noticia publicada, ya que aparte del sobrecoste adicional por la extracción en tan difíciles condiciones, a tanta profundidad en el mar... y añadiendo la ausencia de un gasoducto para poder transportarlo... difícilmente podrá competir con el gas que consumen los europeos, procedente del Caspio o del norte de África.

Sin embargo, no deja de ser una excelente noticia para Israel, que al menos podrá ahorrarse algún dinero dejando de importar gas de su vecino Egipto... aunque por mi parte sólo espero que algún día encuentren otro yacimiento lleno de vergüenza o sentido del ridículo, para asumir sus obligaciones como potencia ocupante, financiando el costo económico que implica SU ocupación militar de Gaza y Cisjordania (pues Gaza sigue estando bajo ocupación militar, pese a la desolonización), eso en lugar de esperar a que seamos los europeos quienes nos hagamos cargo de SU factura.

Anónimo dijo...

las tropas israelis asesinan todos los animales del zoologico de gaza http://eyesonthelies.com/2009/01/25/israeli-troops-shot-and-killed-zoo-animals/ el video se ve aqui http://www.gulfnews.com/gntv/videos/10278777.html

Anónimo dijo...

Anónimo, todo el mundo sabe que Hamás usaba a esos animales como escudos humanos.

Un saludo.
Salva

Anónimo dijo...

Tras siete años de rumores y de recordarlo en su propio provecho, los medios de comunicación israelíes han publicado finamente extractos procedentes de una fuente oficial acerca de las negociaciones de Camp David en verano de 2000. Por primera vez es posible juzgar con cierta certeza el alcance de la “generosa oferta” del ex-primer ministro israelí Ehud Barak a los palestinos y las razones de Yasser Arafat para rechazarla.

Además, el documento proporciona valiosos elementos para comprender los objetivos más amplios que Israel esperaba alcanzar en Camp David y cómo ambiciones similares están dirigiendo sus políticas hasta la fecha.

El documento de 26 páginas filtrado al diario Haaretz fue preparado tras Camp David por la clase dirigente política y de seguridad como una guía de lo que separaba a los partidos políticos. Titulado “El estatus del proceso diplomático con los palestinos: puntos para poner al día al primer ministro entrante” se preparó a tiempo para las elecciones generales de febrero de 2001.

Aunque dista mucho de ser de la única versión de las negociaciones de Camp David, se trata del primer documento oficial que explica lo que ocurrió y, desde luego, un documento que no puede ser tachado de no ser favorable a las posturas de Israel.

El documento salió a la luz el mes pasado después de que le fuera presentado al actual primer ministro israelí Ehud Olmert para que éste preparara su encuentro con los palestinos en Annapolis. Presionado por Estados Unidos, Olmert había accedido a reiniciar las negociaciones por primera vez desde el fracaso de Camp David y de su continuación de las conversaciones de Taba unos meses después. Está claro que, lejos de revisar su postura a la luz del impasse de Camp David, Olmert elige adoptar algunas de las posturas de la línea dura de Barak.

La primeras negociaciones en julio de 2000 fueron un intento de Barak de ocultar los puntos principales del conflicto entre Israel y los palestinos que no se habían realizado durante una serie de retiradas israelíes de los territorios ocupados, tal y como se especificaba en los acuerdos de Oslo.

Respaldado por el entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, Barak empujó al presidente de la Autoridad Palestina, el presidente Arafat, a las precipitadas negociaciones del status final, aunque el presidente palestino creyera que se necesitaba más tiempo para crear confianza por ambas partes. Contrariamente al espíritu de los acuerdos de Oslo, a lo largo de los años noventa Israel había duplicado el número de asentamientos ilegales en los territorios ocupados y no había llevado a cabo por completo la prometida retirada.

Quizá no sorprendentemente, el documento israelí no reconoce la oferta más generosa de todas durante las seis décadas de conflicto israelo-palestino: la decisión de la OLP a finales de los ochenta de renunciar a su reivindicación de la mayor parte de la patria palestina y conformarse a cambio con un Estado en los dos territorios separados de Gaza y Cisjordania, solamente sobre el 22% de la Palestina histórica.

Así pues, dada la enorme concesión territorial hecha por los dirigentes palestinos hace 20 años, ¿en qué se diferencian los términos de Barak [de los de los palestinos]? El documento nos dice que Barak insistió en tres principios fundamentales para aceptar el final de la ocupación y establecer un Estado palestino:

1. Los bloques de asentamientos ilegales de Israel deberían mantenerse, con el 80% de los colonos que permanecen en Cisjordania sobre tierra anexionada a Israel.

Cisjordania constituye la mayor parte de cualquier futuro Estado palestino. Según el documento, Israel se habría anexionado aproximadamente un 8% del territorio para mantener los asentamientos. A cambio, los palestinos habrían sido compensados con una cuña mucho más pequeña de tierra y de un valor mucho menor, probablemente en el desierto de Negev.

La propuesta de Israel exigía mantener a cerca de 400.000 judíos viviendo en Cisjordania y Jerusalén este en comunidades fortificadas y conectadas entre sí por carreteras para colonos, algunas de ellas conectadas a Israel y otras que entrecruzaban el territorio. Los asentamientos y la infraestructura para mantenerlos habrían sido de acceso prohibido para los palestinos y habrían estado guardados por el ejército, con lo que en el corazón de Cisjordania se crearían de hecho zonas militares israelíes cerradas. Todo ello era una receta segura para destruir la viabilidad del propuesto Estado palestino. Se le estaba pidiendo al presidente Arafat que aprobara un laberinto de corredores de tierra israelí que habrían consolidado una serie de ghettos palestinos bajo la pátina de categoría de Estado.

2. Un amplia “zona de seguridad”, supervisada por el ejército israelí, se habría mantenido a lo largo del valle del Jordán en Cisjordania, desde el Mar Muerto hasta el asentamiento judío de Meholah en el norte.

Esta zona de seguridad ya existe, así que no tenemos que especular sobre cómo habría sido. Unos pocos de miles de asentamientos en el valle del Jordán han asegurado que la zona, aproximadamente una quinta parte de Cisjordania, ha estado prácticamente anexionada a Israel durante décadas. A la mayoría de los palestinos, aparte de a quienes viven ahí, se les prohíbe entrar en ella. El valle es una de las zonas más fértiles de Cisjordania y actualmente su enorme potencial agrícola lo explota principalmente Israel. De nuevo, privar a los palestinos tanto del territorio como del control económico sobre el valle de Jordán habría hecho inviable el Estado palestino.

3. En Jerusalén este Israel exigió enormes concesiones territoriales a la par de su anexión ilegal de parte de la ciudad ocupada por Israel en 1967.

Israel quería mantener una contigüidad territorial para sus asentamientos ilegales en Jerusalén este, donde viven casi un cuarto de millón de judíos, con la consecuencia de obligar a los habitantes palestinos a vivir en una serie de lo que Haaretz denomina “burbujas”.

Mantener la ampliación de las actuales fronteras municipales para Jerusalén habría tenido dos consecuencias perjudiciales para los palestinos: primero, habría cercenado la ciudad, el centro económico y turístico de cualquier Estado palestino, del resto de Cisjordania;y segundo, los enormes asentamientos de Maale Adumim y Har Homa, construidos en lo más profundo del territorio palestino pero ahora considerados por Israel como parte de Jerusalén, habrían permanecido bajo soberanía israelí. Cisjordania habría sido cortada por la mitad, lo que habría supuesto más restricciones para los movimientos de los palestinos en Cisjordania .

En la Ciudad Vieja, Israel exigió que se anexionaran a Israel los barrios judío y armenio, y partes del denominado “cuenco sagrado” fuera de las murallas, y que las mezquitas del Santuario Noble (conocido por los judíos como el Templo del Monte) quedaran bajo una soberanía “ambigua”, que sin duda alguna más tarde sería explotada por la parte más fuerte, Israel. Estas exigencias habrían asegurado que las zonas palestinas de Jerusalén este quedaban divididas en una serie de ghettos, un reflejo de las políticas israelíes en Cisjordania.

Además, Israel esperaba que Camp David legalizara tardíamente su anexión y limpieza étnica en 1967 de una zona de Cisjordania próxima a Jerusalén llamada el Saliente de Latrun. Hoy la zona ha sido transformada por el Fondo Nacional Judío en una reserva natural “israelí”, llamada Canada Park, usando donaciones libres de impuestos de canadienses.

El efecto total de estas “generosas” propuestas era ofrecer a los palestinos mucho menos que el restante 22% de su territorio histórico. Habrían tenido que restar de un Estado en Gaza y Cisjordania amplias partes del expandido municipio de Jerusalén, así como el Saliente de Latrun, el 8% de Cisjordania para dar cabida a los asentamientos y otro 20% para una zona de seguridad en el valle del Jordán.

En otras palabras, se les estaba pidiendo a los palestinos que firmaran un trato que les daría una soberanía muy restringida sobre no más de aproximadamente el 14% de su territorio histórico, o algo muy similar a los bantustanes que habían sido creados para ellos antes y desde Camp David con el crecimiento de los asentamientos y la galopante anexión de su tierra por el muro de separación [en Cisjordania].

A cambio de la “generosidad”, ¿qué contra-exigencias hicieron los palestinos que echaron por tierra las conversaciones y, de ese modo, “desenmascararon” a Arafat, como han mantenido durante mucho tiempo Barak y Clinton? ¿Qué pruebas condenatorias se citan?

Según el documento, los palestinos estaban dispuestos a satisfacer la “exigencias demográficas” de Israel y a aceptar los cambios fronterizos. Sin embargo, insistieron en dos condiciones: que la anexión por parte de Israel de Cisjordania no excediera el 2.3% del territorio y que todo intercambio de tierra se hiciera basándose en el principio de la igualdad. Según parece, Israel no pudo aceptar ninguna de las dos.

Los palestinos también querían que el corredor de tierra que conectara las dos partes de su territorio, Cisjordania y Gaza, estuviera bajo su soberanía, se supone que para que no se pudiera cortar esta conexión a capricho de Israel. Además, Arafat esperaba lo que acompaña a la categoría de Estado, un ejército propio y el control del espacio aéreo Palestino. Israel se opuso a todas estas exigencias.

Por lo que se refiere a Jerusalén, los palestinos querían una “ciudad abierta”, más en la línea con el Plan de Partición original de Naciones Unidas de 1947, conectada tanto al interior de Palestina como al de Israel. Los palestinos se opusieron a la perspectiva de vivir en “burbujas” y en vez de ello exigieron la contigüidad territorial en Jerusalén este. También querían la mayor parte del barrio armenio en la Ciudad Vieja, aunque parecía que estaban dispuestos a ceder el barrio judío limpiado étnicamente de palestinos en 1967.

Respecto a otras cuestiones polémicas fundamentales, Arafat quería que Israel admitiera su única responsabilidad en la cuestión de los refugiados palestinos creada por la guerra de 1948. Sin embargo, el documento señala que los palestinos “se mostraron comprensivos respecto a lo delicada que era para Israel la cuestión y también mostraron su deseo de encontrar una formulación que equilibrara estos sentimientos con sus necesidades nacionales”. Al menos esto sugería que los dirigentes palestinos deseaban negociar la cuestión de los refugiados.

Según algunos críticos, Barak acudió a las negociaciones de Camp David de mala fe, poniendo el listón tan alto que palestinos e israelíes estuvieran abocados a fracasar en llegar a un acuerdo. Pero, ¿por qué querría Barak llegar a ese resultado, o, cuando menos, arriesgarse a ello? El documento sugiere dos razones que están relacionadas entre sí.

En primer lugar, el documento señala que paralelamente a sus preparativos para Camp David, Barak estuvo trabajando en un plan de “separación” si fallaban las conversaciones. El esquema estaba preparado en junio de 2000, un mes antes de que empezaran las negociaciones, y el gobierno lo aprobó en los días inmediatamente después al inicio de la Intifada, en octubre de 2000. Según Haaretz, la propuesta de separación de Barak abarcaba todos los aspectos de la vida de los palestinos y debía implementarse a lo largo de unos años.

Muchos de estos tratos secretos de Barak están recogidos en mi libro Sangre y religión, incluyendo el hecho de que su vice-ministro de Defensa, Ephraim Sneh, diseñara un “mapa de separación” poco después de Camp David. Shlomo Ben Ami, jefe negociador de Barak en las conversaciones, observó después: “Él [Barak] estaba muy orgulloso del hecho de que este mapa iba a dejar a Israel con una tercera parte del territorio [de Cisjordania]”. Según Ben Ami, el primer ministro dijo de los ghettos que trataba de dejar para los palestinos: “Mira, esto es un Estado; a efectos prácticos, parece un Estado”.

Después de que Barak fuera cesado de su cargo a principios de 2001, presionó primero para la separación unilateral y después para la desconexión. Su mentor militar y sucesor como primer ministro, Ariel Sharon, fue persuadido a regañadientes de abandonar sus posturas intransigentes y conformarse con el plan de Barak. En el verano de 2002 accedió al resultado lógico de la separación, el muro de Cisjordania, y a principios de 2004 a la desconexión de Gaza.

Según el documento, parece claro que Barak y muchos de los dirigentes israelíes asumieron desde el principio que necesitarían enjaular a los palestinos en ghettos o bantustanes, conocidos por el apartheid sudafricano. El fracaso de Camp David dio simplemente a Barak y a sus sucesores el pretexto para implementar esta política.

Segundo, el documento revela que Barak hizo una exigencia a Arafat que ya debía de haber sabido que el dirigente palestino no podría aceptar. Barak quería el reconocimiento formal, no de Israel, sino de Israel como un Estado judío. Lo que dependía de arrancar esta concesión era mucho más que cuestiones semánticas. Exigía a Arafat que renunciara a los derechos de dos grupos que constituyen la aplastante mayoría de los palestinos.

El reconocimiento de Israel como un Estado judío habría hecho perder el derecho (protegido por el derecho internacional y por las resoluciones de Naciones Unidas) de los refugiados a sus hogares de los que fueron limpiados étnicamente por el ejército israelí en 1948. Desde entonces, ha sido sacrosanto para los palestinos su derecho al retorno, tanto si se realiza en la práctica como si no.

Y el reconocimiento habría condenado además a más de un millón de ciudadanos palestinos de Israel a un estatus permanente como marginados extraños en un Estado étnico que privilegia los derechos de los judíos por encima de los no-judíos. En efecto, se le estaba pidiendo a Arafat que diera su bendición a los intentos israelíes de prohibir la campaña de una minoría de palestinos por la reforma del país en un “Estado para todos sus ciudadanos”, o una democracia liberal.

Tanto Olmert como su ministra de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, fueron informados sobre el documento de Camp David antes de reunirse con el actual presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, en Annapolis. Por consiguiente, hay que destacar que, en vez de abandonar una exigencia que había hecho fracasar las conversaciones de Camp David, ambos hicieron del reconocimiento de Israel como un Estado judío un factor decisivo en los tratos incluso antes de que ambas partes se reunieran.

También es interesante señalar que mientras que Barak era reacio a divulgar la exigencia que había planteado a Arafat en Camp David, el gobierno de Olmert ha estado pregonándolo a los cuatro vientos. ¿Por qué este cambio?

La explicación más probable es que Barak esperaba que Camp David fracasara y temía que su exigencia de reconocimiento revelara los motivos ocultos de Israel. Por otra parte, Olmert ha logrado disfrazar el reconocimiento de Israel como un Estado judío de la prueba última de si los palestinos son serios acerca de aceptar la solución de los dos Estados. Ésta es la maniobra que llegó a dominar el pasado año cuando necesitó cambiar la opinión mundial en contra de Hamas tras su victoria en las elecciones.

Hay que reconocer que la necesidad de Israel de ser reconocido como un Estado judío es la prueba de no es un Estado democrático, sino un Estado étnico que necesita defender su privilegio racista por medio de la división injusta de fronteras y poblaciones. Pero Olmert puede en la práctica utilizar la prueba del reconocimiento para hacer que Abbas, un dirigente palestino débil y sin representatividad, retroceda hasta la misma esquina que Arafat había evitado.

Antes de Annapolis, [la ministra de Exteriores israelí] Livni declaró: “Debe quedar claro para todo el mundo que el Estado de Israel es una patria nacional para el pueblo judío” y añadió que los ciudadanos palestinos de Israel tendrían que abandonar su exigencia de igualdad en el momento en que los dirigentes palestinos estén de acuerdo con la categoría de Estado en los términos de Israel.

Olmert enmarcó las negociaciones de Annapolis de una manera muy similar. Afirmó que se trataba de crear dos naciones: “el Estado de Israel, la nación del pueblo judío; y el Estado palestino, la nación del pueblo palestino”.

El gran temor, lo ha señalado Olmert muchas veces, es que los palestinos se puedan despertar un día y darse cuenta de que, tras las decepciones de Oslo y Camp David, Israel nunca les concederá un Estado viable. Estos pueden decidir que el mejor camino es una lucha al estilo de la llevada a cabo en Sudáfrica por una persona, un voto en un único Estado democrático.

En otra ocasión reciente, Olmert advirtió de esta amenaza: “La opción ... es entre un Estado palestino en parte de la tierra de Israel y un Estado binacional en toda la tierra de Israel”.

Frente este peligro, Olmert, como Sharon y Barak antes que él, ha llegado a darse cuenta de que Israel necesita urgentemente convencer a Abbas de que firme la opción de los dos Estados. Por supuesto, no dos Estados democráticos, incluso viables, sino un Estado racista israelí al lado de un Estado-ghetto palestino.

Jonathan Cook es un periodista que trabaja en Nazareth, Israel. Su último libro, Israel y el choque de civilizaciones: Iraq, Irán y el plan para rehacer Oriente Próximo, se publicará [en inglés] el mes que viene. Su página web es www.jkcook.net.

suga dijo...

"...el conflicto arabe-israelí podría mantenerse en un eterno status-quo"

Ja, ja, aquí supongo que Buena Prensa (sic) pretendía ser extremadamente redundante, a conciencia claro, puesto que status-quo (no confundir con statu quo) es una banda de rock británica que era conocida como "los reyes de la repetición" por sus monótonos riff de guitarra. Así que buena prensa se referirá a las eternas repeticiones, repeticiones eternas... y viceversa, y sucesivamente.

suga dijo...

La frase anterior fue extraída de un comentario que se podría resumir con la posición que, de una forma más o menos implícita, adopta finalmente el autor. Resultando tal como se muestra a continuación: "una respuesta bélica, en lugar de espiralizar el conflicto, ayuda a hacer entender a la población palestina y a Hamás que el terrorismo es costoso para los palestinos. Esto forzaría abandonar al terrorismo y sentarse en una mesa de negociación."

De modo que se aplaude el reciente ataque sobre Gaza, y también la enorme desproporción en los daños causados a los palestinos, que obedecerían a la intención de provocar un escarmiento. Lo que supuestamente forzaría a los islamistas a negociar la paz. Ahí es donde falla estrepitosamente el argumento, puesto que quien no ha querido negociar con Hamas en ningun momento es el propio Israel, al punto que incluso ignoró el compromiso formalizado por aquellos ante la Liga Árabe, de reconocer a Israel... en cuanto "la entidad sionista" se aviniese a reconocer (recíprocamente) un estado palestino, que fuera justo, soberano y viable.

De todas formas, considero que el comentario de Buena Prensa peca de incompleto, o si me apuras de ser demasiado 'estático'... porque jugando a los estrategas, se me ocurre que Israel a estas alturas ya debe ser plenamente consciente de que los palestinos no se fian ni un pelo de ellos, y menos aún de sus intenciones, o de las treguas pactadas o que pudieran pactar en el futuro. Además, los palestinos tienen excelentes motivos para ser tan desconfiados... y no esperar ningun tipo de generosidad ni compasión de los sionistas.

Así que lo más probable es que los palestinos sepan que a Israel, lo que le pide el cuerpo es hacer con ellos, como mínimo lo mismo que ya hicieron hace sesenta años. Aunque solo las circunstancias actuales lo impiden. El precio diplomático sería elevadísimo, así como las consecuencias económicas. Por otra parte los palestinos solo pueden largarse o resistir, y resistir no solo consiste en no hacer nada, puesto que eso ya lo intentaron durante cuarenta años, con un nefasto resultado para sus intereses.

Pero como decía, Israel es consiciente de esta situación, así que su intención quizás no sea otra sino la de causar una guerra civil entre los palestinos, lo cual ya intentaron recientemente... incluso, dado que son tan 'dinámicos', tal vez ya contemplaran esa posibilidad cuando decidieron a contribuir al auge exponencial de Hamas... asumiendo el riesgo que comportaría: introducir en el conflicto a elementos islamistas radicales que ya por entonces se negaban a reconocer a Israel, y menos aún como interlocutores en una eventual negociación.

... quizás ese sea el inconveniente que no había calculado la 'intelligentsia sionista': que Hamás no fuera tan intransigente como ellos mismos... lo cual habría garantizado un interminable rif al estilo status-quo, que sería el escenario ideal para los sionistas, puesto que les permitiría continuar su latrocinio de tierras palestinas, y la desorbitante corrupción que comporta, pero con la conciencia tranquila y su imagen exterior impoluta. Lo cómodos que podrían estar en estos momentos, justificando sus animaladas con la excusa de que ellos arden en deseos de negociar la paz con los palestinos... pero son 'los otros' quienes se niegan en redondo a dar semejante paso.

No me extraña que odien tanto a esos insolventes e incuplidores de Hamas, ¿jamás dicen?... ¡Pero si se han arrugado despues de sólo veinticinco años de mierda!, y nos ha pillado con estos pelos, y con media Cisjordania aún por expropiar...

noralicia dijo...

suga decime jamas un comentario sobre el silencio de los paises arabes...hay marchas ,pero y sus hermanos en el islam ,¿donde esta esa fraternidad , esa solidaridad? o en verdad los que mas ansias tienen del exterminio del pueblo palestino es sus hermanitos del Coran?

suga dijo...

"suga decime jamas un comentario sobre el silencio de los paises arabes..."

En primer lugar el silencio de los países árabes será en todo caso el silencio de los gobernantes de los países árabes. Quienes no son precisamente representativos de sus ciudadanos. En segundo, se me ocurren dos explicaciones probables, para explicar la inacción de aquellos países:

a) que han aprendido que cada vez que se enfrentan con Israel, este focaliza sus ansia de venganza contra el diezmadísimo pueblo palestino. Pues recordemos que a pesar de la insistente rumorología al respecto, los palestinos nunca han participado en las guerras araboisraelíes.

b) que efectivamente les importa un pimiento lo que les pueda suceder a los palestinos... lo cual objetivamente, es un motivo adicional para solidarizarse con aquellos... aunque eso confirmaría que los palestinos son una nación que merece ser soberana, puesto que no pueden contar con nadie más para defender sus intereses.

suga dijo...

Veo a Fabián muy crecidito últimamente (bueno, es sólo un decir), sin embargo, no cargaré demasiado las tintas porque me da la impresión de que ha moderado un poquitín sus discursos. Aunque no en esencia claro, pero si al menos en las formas. Lo cual es ciertamente meritorio considerando que hasta el judío más progresista, después de una prolongada estancia en Israel suele radicalizar sustancialmente su postura. Incluso más de uno pasó del laicismo más convencido al fundamentalismo más integral.

Sin embargo, en su última epístola dedicada al sionismo, he encontrado un par de contradicciones cuanto menos divertidas. Por ejemplo esté párrafo: "La Asamblea Nacional francesa los obligó a fijar su identidad: o ciudadanos franceses de religión judía o extranjeros (a ser expulsados). Sin opción, los judíos aceptaron lo primero." Tiene gracia, mucha gracia, considerando que hasta la Revolución Francesa los judíos se lamentaban por carecer de igualdad de derechos (y sobretodo obligaciones) respecto al común de la población europea.

Así, cuando por fin les ofrecieron esa igualdad de derechos civiles largamente reclamados, con sus consiguientes obligaciones (no tan reclamadas al parecer), aunque por supuesto conservando su condición religiosa de judíos... entonces eso también merecía ser considerado un abuso, una opresión intolerable. ¡La asunción de una ciudadanía laica y republicana!. De todos modos es positivo admitir que la religión judía es en realidad un movimiento nacionalista, desde su propio origen. Porque eso explica muchas cosas...

De hecho, el nacionalismo judío comienza con el propio Moisés, quien sospecho que era listísimo, y al apercibirse de que su pueblo tras instalarse en Egipto, donde fueron acogidos tras emigrar de su tierra por causa de una grave y prolongada sequía, al parecer olvidaron su vocación autodeterminante. Conformándose con la vida plácida y sin sobresaltos que habían encontrado en el fértil país del Nilo. Entonces quizás Moisés comprendería que para reunir y conducir de regreso a su pueblo, debería idear un buen plan para persuadir a sus acomodados compatriotas judíos, de que debían hacer las maletas.

En ese impass, lo más apremiante debía ser encontrar un buen argumento que movilizara a su gente en favor de la causa nacionalista, y probablemente la encontró en la religión. A fin de cuentas por entonces todo el mundo tenía creencias religiosas, sobretodo temencias religiosas de las caprichosas y despóticas divinidades. Por otra parte, es muy posible que la tradición oral de la religión judía, en realidad fueran como "Los Cuentos de las Mil y Una Noches", narraciones ampliamente extendidas entre los nómadas y los beduínos... para amenizar las cálidas y largas noches, en su tránsito por el desierto.

Así que Moisés, al ser plenamente consciente de que el temor a dios era un argumento extraordinariamente poderoso por entonces, y al constatar que existía cierta leyenda muy extendida que mencionaba a cierto pueblo elegido, del cual por otra parte nadie había reclamado aún la paternidad... que por lo tanto permanecía vacante, quizás decidió remediar esa situación matando así dos pájaros de un tiro. De ser cierta esta hipótesis, por fin quedaría aclarado que el nacionalismo judío fue el antecesor de la religión judía, y no al revés.

Por supuesto el nacionalismo tiene sus propias reglas. De tal forma que la integridad nacional es la principal y casi única prioridad. Por algo Friedrich Nietzsche, que fue el verdadero ideólogo del nacionalismo europeo, más allá de la Revolución Francesa que fue la mera abolición de un caduco sistema de castas, sentía tan enorme admiración por el pueblo judío... mientras que denostaba al cristianismo con todas sus fuerzas. Aunque reconozco que en su momento llegué a pensar que el motivo no era otro sino que el bueno de Fiedrich tampoco se había tragado el camelo ese de "la moral judeocristiana"...

Porque el autor de "Más allá del bien y del mal", admiraba del pueblo judío precisamente por su vocación nacionalista, por encima de los valores morales, siendo aquellos unos concenptos transitorios y altamente relativos... o incluso castrantes y limitadores en el épico devenir de una nación que pretendiera prevalecer ante la adversidad, surcando el oleaje de la Historia. Por eso es tan poco exigente, a la hora de la verdad, el criterio religioso para determinar quién o qué es realmente judío. Pues hasta el más miope puede apreciar las inmensas contradicciones, incluso en los aspectos que podrían parecer esenciales, entre las diversas sectas que conforman la religión judía.

Así que judío, en propiedad, lo será sencillamente quien comparta una serie de ceremonias o costumbres que en última instancia serán el recordatorio, la celebración y la proclamación constante, de su irrenunciable pertenencia a dicho movimiento nacional. Además, si Einstein tenía razón y "dios no juega a los dados", entonces comprenderémos mejor de donde parte la idea que llevó a los judíos a considerarse a si mismos el pueblo elegido. Dado que el hombre está hecho a imagen y semejanza de aquel... y para merecer ser considerados hombres es condición inexcusable desprenderse del caracter animal original de la especie humana.

Pues no olvidemos que mientras Europa y el mundo entero no han dejado nunca de fastidiar y hacer la vida imposible a los judíos, aquellos tampoco se abstuvieron de involucrar en sus planes a diestra y siniestra, tratando de inculcar (inocular) en los demás sus paleolíticas convicciones, para convertir a los animales en seres humanos, o sea las puñeteras "7 leyes de Noe" (ups, ya me he cagado en una, y además esa precisamente era un pecado mortalísimo, bueno si no me he descontado ya sólo me queda una por transgredir... cosa que pienso hacer en cuanto encuentre un dios al que valga la pena idolatrar)

Ya puestos, también merece la pena recordar que una de esas leyes, consiste nada más y nada menos que en promover la presencia de policía y los jueces para aplicar dichas leyes, lo cual incluiría la pena capital para homosexuales, fornicadores, abortistas, y mano dura para quien se alimente con la sagre de animales (por ejemplo la morcilla malagüeña) o blasfemar, entre otras muchas. Por supuesto, todo ello porque sencillamente "dios no juega a los dados", lo cual significa que nunca eligiría como favoritos a los judíos porque les hubiera tocado un número en la rifa... de eso ni hablar.

De hecho, el honor o responsabilidad recaería en ellos precsamente por su inteligencia, por su suprema inteligencia. Al fin y al cabo dios ha de ser listísimo si ha creado el mundo, y los hombres se supone que están hechos a su imagen y semejanza. Pero claro, desgraciadamente la inteligencia es una cualidad consustancial a la tentación, por lo que a mayor inteligencia mayor responsabilidad... de ahí que paternal y generosamente, a los tontos gentiles nos adiestrarían con un repertorio escueto de normas básicas, casi elementales, como corresponde al estrato más bajo dentro de la categoría humana.

Sin embargo, nosostros los gentiles, como somos unos asquerosos desagradecidos... a cambio del grandioso favor, por la enorme bendición de ser CONVERTIDOS en seres humanos... no se nos ocurrió otra cosa sinó ofrecer al pueblo elegido LA IGUALDAD en los derechos civiles. ¡ANATEMA!


***
Pero hablando de Moisés, también habría que reconocerle sus méritos como ejemplo moral para la humanidad. Un ejemplo realmente excepcional. Pues como es sobradamente conocido, la huída de Egipto tras la catarsis existencial y revolucionaria del judaísmo, no fue una operación exenta de "daños colaterales", ni mucho menos. Sin embargo, cuando aquel estaba a punto de llegar a su destino, y quizás por el famoso incidente de la idolatría al becerro de oro, que tal vez fuera otra cosa, si tenemos en cuenta que los egipcios podrían haber adquirido la fea costumbre de adorar a sus líderes los faraones, dedicándoles estatuas de ese mismo metal preciosos...

En fin, que quizás la auténtica epifanía de Moisés consistiera en no sucumbir por pura vanidad, a lo que los politólogos modernos llamarían "el culto al líder"... renunciando de ese modo a la gloria y a los oropeles en vida, que podría merecer como el héroe libertador del pueblo judío. Lo cual hubiera sido difícil de evitar de haber acompañado a su pueblo hasta Canaan. Pero a parte de esa interpretación, también cabría la posibilidad, aún más excepcional, de que él mismo se hiciera responsable absoluto, sacrificándose por ello, de todas las terribles acciones cometidas contra el pueblo egipcio, para la consecución de su liberación nacional.

Sobretodo considerando que para ello habría "roto" o quebrantado, los mandamientos divinos. Pero claro, hay que disculpar a los antiguos hebreos, ya que no eran suficientemente inteligentes por entonces, y no encontraron otro camino mejor que la violencia para imponer su agenda nacionalista... pues sin duda ellos habrían preferido substitir su presencia en Egipto por clones cibernéticos, o similares... que hubieran seguido trabajando para los egipcios, mientras ellos se largarían a escondidas y sin molestar ni causar daño a nadie.

noralicia dijo...

de hecho nadie niega la soberania del pueblo palestino ...desde ya.la cuestion es donde esta ese territorio soberano...desde el vamos no en el ESTADO DE ISRAEL , quieren un €stado bien .primer paso: reconocer al ESTADO ISRAELI.segundo paso sacarse de encima la lacra del HAMAS
tercer paso: nada de andar pasando armas de contrabando y dejar de mendigar a la ONU
autoabastecerse con la guita que les robo el HAMAS AL PUEBLO PALESTINO...mira que facil

noralicia dijo...

me llama la atencion que digas que los gobernantes de los paises arabes no SON REPRESENTANTES DE SU PUEBLO

por lo tanto esta cosa...como se llama...ehhhhhhh.ah,,,si ahora recuerdo DEMOCRACIA no es un ejercicio de los paises arabes .asi que decir que ISRAEL es el unico pais democratico en medio oriente no esta de mas...
te dire que ante estas elecciones el giro a la derecha no es desproporcionado ya que debido a las mismas posturas de estos paises arabes que no representan a nadie...el estado israeli se volvio mas nacional y menos tolerante .dire...como DERRIDA que le fue el carnero el que acompaño al lobo a su guarida.

Anónimo dijo...

he leido en algun periodico hace un par de anios que netenyahu tiene viculos con la mafia rusa y muchas otras organizaciones criminales,alguien me puede aclarar esto.gracias

noralicia dijo...

digo sugus-agus...para que el anonimo si todos saben que andas por el blog de fabian y el de bp y en sefarad al pobre COHEN lo tenes de rehen como tu amigovio.el bactrio...no se entiende para que el anomimo...es una cortesia del ser ESPAÑOl O DEL CATALAN TRANOCHADO?

noralicia dijo...

la Ñ te delata que sos un israeli anonimo...dejen de joder , che sean mas abiertos a decir y firmar lo que piensan son unos soretes

suga dijo...

A diferencia de Fabián, Cohen no tiene mala conciencia por haber difundido mentiras con premeditación. Además José respeta la libertad de opinión de modo más consistente que Fabián, alias 'el censor soviético'. El historiador especializado en el sionismo (pues ha leído cientos de volúmenes al respecto), pero que es incapaz de citar a un solo sionista importante que hubiera alertado de la prioritaria necesidad de salvar a los judíos que estaban en los campos de concentración.

De todos modos, como al final siempre acaba descubriéndose la verdad. No me sorprendería que en el futuro fueran los propios sionistas quienes asegurasen que en aquellos campos no murió ni un sólo judío... en cuanto se descubra que los sionistas fueron cómplices de los nazis en el objetivo de conducirlos allí, como paso previo a su deportación con destino a Palestina.

(puesto que recordemos que el sionismo sólo tropezó con un inconveniente insoslayable para consumar su épica "Operación Retorno", y este no era que no permitieran a los judíos su emigración a Palestina, mientras se produjera de un modo escalonado para que el país lo pudiera asimilar progresivamente, tal y como venía sucediendo desde principios de siglo... en realidad el gran problema era que a los judíos no les daba la gana ser sionistas)

Además, en ningún momento tuve intención de usar mi nick en el blog de Fabian pues me aburre discutir con sionistas lobotomizados como él, más preocupados en tender trampas dialécticas que en discernir la realidad. Además, incluso en esas lindes ya le machaqué sin demasiado esfuerzo, hace algún tiempo, y figúrate que hasta me supo mal... de modo que ni siquiera me resulta motivador repetir la experiencia.

Por otra parte, fíjate como ha expulsado a Salva y a Javier, con pésimos modales, en cuanto la discusión se puso un poquito incómoda, obstaculizando su incansable actividad propagandística... por eso, en semejantes circunstancias lo mejor es evitar la confrontación directa y simplemente expresar los argumentos u opiniones personales, de la forma más aséptica posible.

(por ejemplo en mi primer comentario, justo antes de expulsar a Salva y Javier, aquel con los puntos a,b,c,d,e relatando los acuerdos de paz con Egipto y Jordania, quedába demostrado cómo la seguridad que arguye Israel para justificar la ocupación, en realidad consiste en garantizar la seguridad de sus propios soldados invasores y colonos ocupadores, mientras roban las tierras palestinas; pero obviamente en ese formato Fabián sólo pudo callar y rabiar, aún sabiendo que el autor era yo, al no darle pie a iniciar una de esas desagradables discusiones que a él tanto le gustan)

Por ejemplo en relación a la traducción incorrecta o no de la resolución 242 aprobada por la ONU, yo me habría limitado a recordar que la propuesta votada por la mayoría de los países miembros fue la correspondiente traducción a su idioma... y no al original en inglés. Luego sencillamente, Israel no puede afirmar que cuenta con el apoyo de la Comunidad Internacional si pretendiera anexionarse más territorio del que le correspondía antes de 1967. Es así de simple.

¿
Cambiando de tema, para que veas que puedo ser discreto en ocasiones, resulta que hace tiempo que sabía que eras admiradora mía por mis comentarios en el Blog Desde Sefarad... gracias a un desliz, cuando declaraste que simpatizo con las políticas económicas de Alemania, puesto que yo nunca mencioné eso ni aquí, ni en el blog de Fabián, ni en el de BP. Sin embargo ahora que surge el tema en la conversación, quizás podrías aclarar si alguna vez te hiciste llamar Evelyn... jaja.

noralicia dijo...

*señal de vanidad
*yo solo firmo con mi nick o el de la nelly en algunos lados
*sobre el preceso de economico aleman ...dire que no hay receta frente a la crisis global
*asi les fue...pero veo que solo piensas que te estan persiguiendo por los blog
*sera la nueva paranoia del sistema kapitalista imperante
debo decir que los militantes de los años '70 consideraban que dar tanta informacion era basicamente una traicion al partido
*pero veo que hoy por hoy a raiz de cierto imperium de la ideas mas lo hacker que hacen lo suyo
cabe decir que queda muy poco margen para la intriga

ya no es lo mismo? jejeje
como diria un agente de la alemania oriental...la vida de los otros ya es un reality,. que gracia tiene...dire que ninguna...
asi que lamento decilusionarte o tal vez acertaste...que puedo decir

adivina el juego...es mas emocionante seguir jugando a la cortina de hierro...hoy la derecha es tan parecida a la izquierda que a veces ni se entienden ciertas revueltas

por ejemplo aca en ARGENTINA dirigentes de izquierda acompañaron a la OLIGARQUIA VACUNA frenta a un gobierno que queria aplicar retenciones a la soja

ese mismo grupo luego declama el GENOCIDIO DEL PUEBLO PALESTINO EN MANOS DE LOS MALEFICIOS SIONISTAS

digo el mismo partido...que le importo tres carajos hacer mierda al 80% de la poblacion con cortes de ruta...quema de neumaticos que tuvieron como consecuencia decenas de accidentes de ruta...suba de los alimentos ...de productos varios y sobre todos los del campo y la carne que ya es un privilegio comprarla a las clases trabajadoras

no tuvo ese partido de izquierda un miramiento a quien carajo acompañaban sino a la mas rancia oligarquia que por siglos oprimio al trabajador rural al "bracero" hasta se permitio formas feudadles de trabajo forzados y hasta derecho de pernia...

esa izquierda salio a declamar por el pueblo palestino

digo me parece que antes la izquierda tenia un discurso de lucha de clases
ahora en estos devenires de la postmodernidad...no saben donde mierda estan parados

para concluir sobre tu sospechas, solo dire te seguire hasta la eternidad...jajaja

te observo...atentamente

Anónimo dijo...

Como Ralph Schoenman``http://www.marxists.de/middleast/schoenman/´´ nos explica, no es un accidente que cuando alguien trata de examinar la naturaleza del sionismo – sus orígenes, historia y dinámicas – se encuentre con gente que lo terroriza o amenaza.

Tampoco es fácil diseminar información acerca de la naturaleza del sionismo en los EEUU o en Europa occidental o el analizar eventos específicos que denotan al sionismo como un movimiento político. Hasta un anuncio en campus universitarios de foros autorizados o reuniones del tema invariablemente engendran una campaña designada para cerrar la discusión. Los posters se quitan tan rápido como se ponen. Las reuniones se llenan de juventud sionista que trata de interrumpir. Las tablas de literatura son vandalizadas y volantes y artículos aparecen acusando al conferencista de anti-semita o, en caso que su origen sea judío, de odio personal.

Venganza y defamación son universalmente impuestos a los anti-sionistas porque la disparidad entre la ficción oficial acerca del sionismo y el estado de Israel, por un lado, y la práctica barbárica de esta ideología colonial y el aparato coercitivo, por otro lado, es muy basto. La gente entra en shock cuando tiene la oportunidad de escuchar o leer acerca del siglo de persecución sufrida por los Palestinos, y, por ende, los apologistas para el sionismo son implacables cuando buscan prevenir examinaciones coherentes y desapasionadas del record virulento y chauvinístico del movimiento sionista y del estado que personifican sus valores.

La ironía de esto es que cuando estudiamos lo que el sionismo ha escrito y dicho -particularmente cuando se refieren a ellos mismos- no queda ninguna duda acerca de lo que ellos han hecho o acerca de su lugar en el espectro político, desde el último cuarto del siglo 19 hasta el presente día.

Cuatro mitos han moldeado la conciencia de la mayor parte de la gente en nuestra sociedad con respecto al sionismo.[Ralph Schoenman, La historia secreta del Sionismo, capítulo I: Los cuatro mitos]:
La primera es que “una tierra sin un pueblo para un pueblo sin una tierra”. Este mito cultivado por los primeros sionistas para promover la ficción que Palestina era un lugar remoto, desolado listo para ser tomado. Esta afirmación fue rápidamente seguida de negación de la identidad de Palestina, de su nacionalidad o derecho legítimo a la tierra en la cual el pueblo Palestino ha vivido a lo largo de su historia.

El segundo mito es el de la democracia de Israel. Historias innumerables en periódicos o referencias en televisión al estado de Israel son seguidos de una aseveración de que es la única democracia “real” en el Medio Oriente. De hecho, Israel es tan democrático como el apartheid de Africa del Sur. La libertad civil, debido al proceso y a los derechos humanos más básicos son por ley negados a aquellos que no cumplen los criterios raciales y religiosos.

El tercer mito es aquel de “seguridad”, que es el motor de fuerza de la política externa Israelí. Los sionistas sostienen que su estado debe ser el cuarto poder militar más grande del mundo porque Israel se ha visto forzado a defenderse de las amenazas inminentes de masas de primitivos y odiosos árabes.

El cuarto mito es que el sionismo es un legado moral de las víctimas del Holocausto. Este es el mito más dominante e insidioso de todos los mitos acerca del sionismo. Los ideólogos para el movimiento sionista se han envuelto a sí mismos de un sudario colectivo de 6 millones de judíos que cayeron víctimas al asesinato masivo de los nazis. La amarga y cruel ironía de esto es que el mismo movimiento sionista fue activamente confabulado con el nazismo para su incepción.

suga dijo...

"hoy la derecha es tan parecida a la izquierda que a veces ni se entienden ciertas revueltas..."

... y esa deriva sin rumbo de la izquierda sobreviene en todo el planeta, excepto en Israel. Dónde los laboristas representan a la única y verdadera izquierda internacionalista, progresista, laica y contraria a los privilegios de clase... o de casta.

Sin embargo, y mira por donde, esa izquierda israelí me parece que anda algo escoradilla hacia estribor (la diestra)... así que ni te cuento dónde me parece han echado el ancla los 'centristas' de la Kadima, o surcan los vientos la 'derecha' del Likud, o la 'extrema derecha' de Lieberman...

... y todos ellos juntos suman el segmento más prominente de la sociedad israelí, que más bien parece que reman a perpetuidad en galeras... ups, casi me olvido de los 'tolerantes' partidos ultraortodoxos, que son los que marcan el ritmo de boga a golpe de TAM-TAM.

Anónimo dijo...

http://www.publico.es/internacional/121692/el/pueblo/judio/invencion

suga dijo...

Hace poco que me enteré de que el ratoncito de biblioteca, Fabián Glaukomsky, el experto en historia sionista, había decidido distanciarse de los sesudos volúmenes de los cuales solía hacer acopio tras ser ávidamente devorados, relativos a su ciencia inexacta favorita, algo así como si padeciera el síndorme de diógenes, en versión encuadernada. Todo ello para leer de cabo a rabo la Biblia Hebrea. La cual, en contraste, incluso puede llegar a parecer una lectura ligera.

La evolución personal de este muchacho cada vez resulta más inquietante y esperpéntica. Seguramente, el pobrecillo, a pesar de sus 'elevados conocimientos' en la materia, se ha visto fatalmente obligado a ello... desde que un desdichado día comprobó en sus abundantes y blandas carnes, que de aquellas anteriores fuentes nunca lograría extraer respuestas verdaderamente convincentes, a la siguiente y odiosa pregunta:

"Muestreme usted, si tiene la bondad, alguna cita o declaración, o un artículo, o lo que sea... de algún lider, ideólogo, prensa, congreso o algún intelectual sionistas, donde aquel defendiera por entonces, la urgente prioridad de hacer "algo" para salvar las vidas en peligro de los judíos europeos que se hacinaban en los campos de concentración nazis".

... puesto que el pobrecillo Fabián, después de muchísimo esfuerzo para tratar de hallar la reclamada documentación, finalmente hubo de claudicar, limitándose a citar la siguiente frase de Golda Maier, pronunciada años después de finalizada la Segunda Guerra Mundial:

"Todo el mundo odia a los judíos"
(o algo muy parecido, aunque igualmente risible)

¡Cuanta pobreza de recursos!, ¡qué falta de profesionalidad metodológica!, o como diría la sabiduría popular, para ese viaje no hacía falta tantas alforjas... o sea, empeñar un montón de años para devorar libros y tratados que finalmente no servían para nada. Por no hablar de la humillante contradicción desvelada, de haber culpabilizado sistemáticamente a toda la humanidad por el Holocausto, obviando el lamentable papel que desempeñó entonces el Sionismo.

De ahí la posible causa del rechazo a seguir leyendo patrañas pseudohistéricas, perdón, históricas... decidiéndose al fin a acudir a la fuente original de todas las patrañas existenciales sionistas. O sea, retrocediendo hasta el origen verdadero del nacionalismo judío, que no es otro sino la propia religión de los judíos, aunque por supuesto, interpretada en clave ultranacionalista. Deleitándose con hazañas guerrilleras del ché Moisés, al frente de su pueblo más unido que nunca, y como verdadero inventor del asunto. Ahora, por fin, Fabián encontrara una cumplida respuesta para todas las preguntas.

O no. Ya que se podrían formular preguntas mucho más comprometedoras y turbadoras, y por supuesto bastante menos asépticas que la mencionada anteriormente, como por ejemplo esta:

"Disculpe la molestia, ¿de haber vivido usted en la Alemania de Hitler también habría sido sionista? o dicho de otra forma, ¿apoyaría usted la intención de arrancar a todos los judíos europeos (*) de sus hogares, mujeres, ancianos y niños incluídos... para reagruparlos en barracones hasta su definitiva deportación a Palestina, donde fundarían un Estado Nacional Judío, o sea, Israel?"

O bien esta otra:

"Por favor, responda con el corazón en la mano, ¿si pudiera viajar en el tiempo hasta el año cuarenta, se alistaría en el bando aliado para combatir a los nazis?, ¿o bien optaría por la alternativa de presentarse voluntario para poner bombas contra los británicos... en Palestina?, por supuesto, en este último caso, obedeciendo las ordenes imperativas de sus superiores sionistas."

Estas son las delicadas preguntas que nunca se atreverá a responder un sionista, ni siquiera a si mismo, ni menos aún en público... Pues si por error se le ocurriera hacer el esfuerzo de ser sincero y además en voz alta, entonces quzás declararía en contra de sus propios intereses, al admitir tácitamente su complicidad, al menos intelectual, con las intenciones del nacionalsocialismo con respecto a los judíos.

Por supuesto es mucho más fácil responder la primera pregunta, atribuyendo el lamentable error a un fallo de cálculo, o tal vez un imperdonable exceso de confianza por parte de la intelligentsia sionista... mientras que la segunda y tercera pregunta obligarían al interfecto a interrogarse sobre su lealtad a los judíos... o al sionismo. Reeditando innovadoramente el antipático asunto de la 'doble lealtad' y los judíos.

(*) recordemos que según Fabián los judíos son únicamente eso, "judíos", y por lo tanto no existe tal cosa llamada "judío español", "judío alemán", "judío francés", etc, etc... ya que eso no fue sino una imposición arbitraria de los Malvados Estados Nacionales Europeos, quienes por cierto, al menos según la opinión de Fabián, envidiaban a los judíos por ser los únicos realmente conscientes, y además conciencados, de su única y genuína identidad nacional.



auf Wiedersehen

suga dijo...

"–tenga cuidado –dijo el conde–. usted ya conoce el dicho, querido señor: un poco de ciencia nos aleja de la religión, pero mucha nos hace volver a ella. y con tono altanero y paternal al mismo tiempo, agregó: –créanme ¡ustedes volverán! ¡volverán! "

Bouvard et Pecuchet, Gustave Flaubert.


...

En clave humorística, la metamorfosis sobrevenida al otrora intrépido Fabiansito, me recuerda un tanto a la devenida por el trágico Pechuchet. Personaje sin duda alguna más bufonesco y estridente que el que tan bien podría caracterizar Buena Prensa, resultando así su imprescindible y fiel compañero de fatigas, el amable y jovial Bouvard.

Una pareja que después de una existencia gris y llena de privaciones y frustraciones, quienes empujados por un golpe de fortuna en forma de una herencia inesperada, deciden empezar una nueva vida en la que poder dar rienda suelta a todas sus ambiciones de aprender y experimentar, hasta aplacar su insaciable voluntad de acaparar nuevos conocimientos y nutrirse de ellos.

De hecho su entrega para alcanzar ese fin es total, no escatimando medios en cualquiera de las muchas y variadas inciativas que decidieran afrontar, ya fuera 'modernizar' los cultivos agrícolas de su nueva propiedad... dedicarse a la botánica, o a la pintura, a la alfarería, a descubrir los secretos de la frenología, la geología etc. Nuevos intereses a los que llegan conducidos por su anterior y fulminante fracaso, una circunstancia testaruda que no lograba desanimarlos.

Aquella interminable sucesión de fiascos sería la consecuencia, precisamente, de su insobornable pretensión de aplicar, con absoluto rigor académico, los más modernos estudios conocidos, para afrontar con 'las mayores garantías posibles' cada nuevo reto intelectual.

Confiando ciegamente en la ciencia y desdeñando el conocimiento producto de la experiencia, demasiado ardua y sudorosa, al parecerles insuficiente para colmar sus generosas espectativas existenciales.

Sin embargo, debido a ese irresponsable y compulsivo comportamiento, muy pronto terminarían arruinados, así como repudiados por los lugareños de la villa, a los cuales regularmente ofendieron con su gratuíto desprecio.

Auténticos marginados que pese a ello, seguían regocijándose con el destino que ellos mismos se habían procurado, al considerar esa circunstancia inevitable, siendo el gustoso precio que habrían pagado por su voluntad irrenunciable de 'elevar su espíritu'... y distanciándose por lo tanto de los mediocres parámetros mundanos.

Pese a todo la catástrofe era inevitable por motivos de causa mayor, y cuando su fe en la ciencia comenzaba a flaquear irremisiblemente, igual que su confianza por lo concerniente al crudo futuro inmediato... justo cuando contemplaban la posibilidad de ahorcarse de la rama de un pino, como el adecuado y lúgubre final para el drama que ellos mismos habían compuesto...

... ellos que se jactaron de su desprecio por la religión, menospreciando la debilidad de sucumbir a las supersticiones, en lugar de abrazar los verdaderos milagros ciéntíficos del Universo. Justo cuando ya estaban preparando la soga... fue cuando escucharon las campanas redentoras y los providenciales cánticos celestiales que llegaban del horizonte al despuntar el alba.

Instante en el cual recordaron la fatídia frase a la cual en su momento no prestaron apenas atención, ni tampoco habrían sido capaces de entenderla de haberlo hecho: "Un poco de ciencia nos aleja de la religión, pero mucha nos hace volver a ella".

Por supuesto unos hombrecillos que en última instancia eran tan inofensivos, excepto para si mismos, merecían un final feliz. Así pues, tras abrazar la religión con lidéntico fervor excesivo, al demostrado en sus anteriores y recientes experiencias vitales, con la misma febril y sin duda pueril necesidad de obtener resultados colosales e inmediatos...

... tras casi volver loco al mismísimo párroco del pueblo con sus cada vez más delirantes interpretaciones acerca de lo humano y sobretodo de lo divino. Entonces al fin vieron la luz, pero esta vez de verdad, al imponerse el raciocinio sobre la demencia, ya que Bouvard y Pechuchet quienes habían alimentado mutuamente tanto sus complejos como sus vanidades, decideron separar amistosa pero definitivamente sus caminos...